Cuatro- Tengo que admitir que una experiencia sexual con un extraño es desconcertante, de nuevo, no pude evitar formular un montón de preguntas, un poco idiotas por cierto, ¿habré cumplido sus expectativas? ¿estaría ella esperando a una persona totalmente experimentada? ¿le gustó? ¿le gusté? ¿nos gustó? etc. decidí abandonar cuestionamientos inútiles para concentrarme en el hecho de que ella por fin conoció ese mundo que le hacía tanto ruido, como todos sabemos, es totalmente diferente estar con una mujer a estar con un hombre, es esa delicadeza, ese olor, esa complicidad, qué se yo! creo que dos kilos de erotismo nos separa (sin generalizar); y bueno, me conformo con haberla hecho sentir deseada. No sé sus circunstancias de vida, si tiene novio, esposo, hijos, si es divorciada, prefiero no saberlo, quizá haga corto circuito con mis principios, he procurado manejarme de forma recta en mis relaciones y vínculos sentimentales; sonará contradictorio, pero honestamente no quiero hacer frente a toda esa serie de sentimientos de culpa, no creo estar destruyendo relaciones, me gusta pensar que ayudo a las chicas a abandonar el conformismo y los criterios idiotas de la sociedad que pretenden señalar a aquel cuyas preferencias no son compatibles con los cánones tradicionales, no hay nada de qué avergonzarnos, pero ellas no lo han entendido, probablemente la experiencia sexual con una igual les permita cambiar de perspectiva, eso espero.
Regresando, cuando terminó nuestro contacto sexual nos quedamos en su cama calladas, ambas pensando, con un concierto de respiraciones agitadas, ella rompió el silencio, al tener conexión intima conmigo, supongo que pensó que podía confiar y abandonar su estatus de mujer perfecta, me relató su fallida vida sexual, sus grandes carencias sentimentales, yo solo me limité a dar oídos en tanto que entiendo que la gente realmente quiere, desea y necesita ser escuchada, lo cual me hizo pensar que detrás del éxito, el poder y el dinero hay un sinfín de carencias, deseos y promesas sin cumplir, pero ese es otro tema. Ella… tan bella, tan impecable, tan delicada, la recuerdo de manera un tanto especial, pues ella fue la primera de muchas. (continuará…)

Anuncios